LABORATORIOS ERN, S.A. CONMEMORA SU 75 ANIVERSARIO

Discurso de D. David Solanes López, Director General, con motivo de la celebración del 75 aniversario de Laboratorios ERN, S.A-22 de septiembre de 2017

 

Bona nit a tots. Buenas noches a todos.

Benvinguts a la gala del 75 aniversari de LABORATORIOS ERN.

Bienvenidos a la gala conmemorativa del 75 aniversario de nuestra empresa, LABORATORIOS ERN.

Apreciados socios, exsocios, compañeros, excompañeros de trabajo y acompañantes; es para mí motivo de orgullo poder pronunciar estas palabras ante vosotros, las personas que han contribuido y contribuyen a que LABORATORIOS ERN haya llegado con buena salud a su setenta y cinco aniversario, y que lo podamos celebrar.

He intentado sintetizar en diez minutos una historia de 75 años, la de ERN, echando la vista al pasado, y afrontando el presente y el futuro con determinación y optimismo.

Pocos podían imaginar en aquel lejano 1942 que la idea de fundar LABORATORIOS ERN cuajaría en lo que hoy somos: una empresa farmacéutica de mediana dimensión, estable y con futuro.

Quizás sea bueno recordar que ERN se fundó tan sólo tres años después de nuestra Guerra Civil, y que lo prioritario en aquellos años no era la salud, sino la propia subsistencia. El mismo día en que se funda LABORATORIOS ERN, en plena segunda guerra mundial, está en marcha la batalla de El Alamein y mucho más al norte se inicia la liberación de Stalingrado en la que se perderían dos millones de vidas.

En este escenario de pesadilla, nuestros fundadores tuvieron el coraje de crear una empresa para dotar de recursos terapéuticos a un mundo que parecía condenado a su fin, transmitiéndonos una característica que nos acompaña desde entonces: el cuidado de la salud de las personas a través de nuestros medicamentos.

Los primeros años fueron difíciles: escasez de materias primas y una administración politizada y arbitraria en la que LABORATORIOS ERN hizo una apuesta de futuro que también nos acompaña desde entonces: no recurrir a atajos ni puertas falsas para conseguir sus fines sino aferrarse a la ética farmacéutica y a legalidad en todas sus actuaciones y actuar con tesón ante cualquier adversidad.

La legalidad y la excelencia profesionales tienen mucho que ver con nuestra permanencia en el mercado estos 75 años, en los que han desaparecido más de 350 empresas farmacéuticas en nuestro país.

Entre nuestros fundadores hubo científicos de primera línea en su momento como el Dr. Jesús Isamat o los hermanos Noguer Molins, que promovieron nuestro espíritu innovador, algo que ha permanecido siempre en nuestro ADN.

Otra de las características de nuestra empresa ha sido y es, la capacidad de adaptación. Se enseña en todas las escuelas de negocios, y lo corrobora la biología, que las especies que permanecen no son, ni las más fuertes, ni las más rápidas, ni las mejor dotadas, sino las que se adaptan mejor al medio.

LABORATORIOS ERN con sus casi 50 socios de manera directa o indirecta a través de otras sociedades no es una empresa familiar, ni una sociedad anónima pura, ya que la mayoría de los accionistas y socios son descendientes de los fundadores de los 12 laboratorios que han configurado a lo largo de los años lo que hoy es LABORATORIOS ERN.

En la década de los años 60 y 70 del pasado siglo se produce la incorporación de otras empresas farmacéuticas como Vitulia en 1960; Dr. Grau en 1961; Opothema y Edaufe en 1962; Ibe en 1963; Ibse, Ufman, Barlabé, Ifbe en 1964 y, finalmente, Level en 1978. Algunos de los productos de estos laboratorios han sido actualizados y todavía figuran en nuestro vademécum.

La voluntad asociativa se hizo patente desde los primeros momentos, de ahí que no podamos olvidar laboratorios como VITULIA fundada por la familia Piñol, IBSE fundada por las familias Solanes y Pallarés, o LEVEL de la familia Balasch, y el importante papel histórico que todos ellos han jugado en la génesis de lo que hoy es nuestra empresa.

Incluso podríamos decir que cualquiera de ellas podría hoy estar celebrando su 75 aniversario en lugar de LABORATORIOS ERN y solo por decisiones internas se decidió en cada momento que fuera LABORATORIOS ERN quien continuara.

La característica principal de estas incorporaciones es que han sido en todos los casos fruto de una larga relación entre personas concretas, un valor que seguimos manteniendo: primero las personas, luego los negocios, en los que buscamos siempre el equilibrio de intereses, cediendo todos hasta alcanzar ese equilibrio, y no dejando a nadie en el camino.

LABORATORIOS ERN ha tenido cuatro presidentes. En dos etapas bien diferenciadas. La primera como Presidentes de ERN y la segunda, desde 1997, como Presidentes de la compañía Administradora Única de ERN.

Nuestro primer presidente fue don Fernando Rivière de Caralt, Ingeniero Industrial de formación con una amplia experiencia empresarial que le permitió afrontar con éxito los primeros y complejos años de ERN.

El segundo ha sido mi padre, don Juan María Solanes Vilalta. Previamente, desde 1964, hasta su jubilación había sido gerente de la empresa. Farmacéutico de formación, su llegada a la gerencia nos dio la  señal de salida hacia la modernidad.

El tercero, ya como Presidente de la Administradora única, ha sido don José María Balasch Andreu. Perito Mercantil de profesión, en su mandato se acometieron grandes proyectos como la compra del almacén de San Andreu de la Barca o la autorización del laboratorio IONFARMA, especializado en la comercialización de productos de Consumer Health.

Y el último, don Juan María Piñol Font, Ingeniero Químico de Sarriá. Bajo su mandato se han acometido importantes decisiones estratégicas y de compra de productos. Entre ellas están: la compra de las instalaciones de Barberá del Vallés, el traslado de la fábrica de la calle Perú y el cambio de orientación comercial pasando de promocionar nuestros medicamentos casi exclusivamente a médicos, a promocionar los mismos a través de la venta a farmacia.

También en estos 75 años, LABORATORIOS ERN ha contado con cuatro gerentes comenzando por doña Ernestina Martín Rodrigo y siguiendo por don Esteban Casanovas Maña, por mi padre, Juan MA Solanes y actualmente por mí.

Como todos sabemos en los laboratorios farmacéuticos tiene mucha importancia la dirección técnica, sobre la que recae la responsabilidad sanitaria, por lo que también quiero hacer una relación de nuestros directores técnicos comenzando por el Dr. Jesús Isamat Vila, y continuando por don José María Mercadé Santacana, don Juan Purset Solé, don José María Villalta San Juan y don Juan María Beltran Castelló que es nuestro actual director técnico.

Tras este recorrido por nuestra historia y las personas que han ocupado las más altas responsabilidades en nuestra empresa, quiero dedicar unos momentos a encuadrar a LABORATORIOS ERN en el panorama actual de la industria farmacéutica, contemplar su presente y, si se me permite, hacer una apuesta de futuro.

El objetivo que nos hemos marcado siempre ha sido: identificar las necesidades terapéuticas del profesional sanitario y poner a su alcance medicamentos en los que pueda confiar, tanto por su calidad como por sus características de uso y aceptación por los pacientes. LABORATORIOS ERN contribuye al arsenal terapéutico español con más de 25 principios activos y una producción anual de más de 17 millones de unidades, lo que le sitúa entre los 25 primeros en el ranking de los que operan en España.

LABORATORIOS ERN es un laboratorio farmacéutico de capital independiente, 100% privado. Es un laboratorio autónomo, pues la mayor parte de nuestros medicamentos son propios, y cubre todas las fases del medicamento, desde su investigación y desarrollo pasando por su fabricación, hasta su comercialización; y hemos apostado por la creación de marcas propias como garantía de estabilidad.

Estas decisiones estratégicas, más el trabajo de todos, nos ha permitido crecer y mantener nuestra rentabilidad, en la crisis económica por la que acaba de pasar nuestro país, en contraste con un mercado farmacéutico que perdió un 25% entre 2011 y 2015.

Nuestra misión como empresa es permanecer a largo plazo como laboratorio independiente. Tenemos la visión de ser un laboratorio referente en pediatría; y lo estamos consiguiendo, manteniendo el liderazgo en antipiréticos y analgésicos infantiles. Y los valores que cultivamos son la honestidad en todas nuestras relaciones; la visión de largo plazo en nuestras decisiones y crear siempre confianza, lema de nuestra empresa que nos permite relacionarnos con todo el sector, incluidos nuestros competidores, y las patronales que agrupan a la industria, la distribución, los productos sanitarios y las farmacias.

Quiero antes de terminar rendir un homenaje, no solo a los fundadores, sino a todos los que han colaborado con LABORATORIOS ERN a lo largo de su historia, a los más de 1100 trabajadores que a lo largo de nuestros 75 años han contribuido a que estemos donde estamos, a quienes ya no están entre nosotros, particularmente los que nos han dejado recientemente, como don José María Villalta Sanjuán o don Fernando Rivière Vidal Quadras; y recordar que la integridad, el respeto a la legalidad, el tesón, la excelencia profesional, la humildad y la prudencia son el verdadero legado de quienes han participado y ahora participamos en la empresa.

Finalmente, mi deseo para el futuro es conseguir que de aquí a 25 años podamos celebrar nuestro centenario con la misma salud que tenemos hoy.

Es nuestra apuesta de futuro, y que todos podamos verlo. Que la cultura de nuestra empresa y el respeto que sentimos por la salud y por las personas permanezcan siempre entre nosotros.

Creo que éste ha sido un discurso un tanto serio. Y nosotros estamos de fiesta. Así que me permitiréis que cierre esta intervención hablando de algo más ligero que el pasado y el futuro de nuestra empresa.

Escribió William Shakespeare que “Divertirse sería algo muy aburrido si todo el año fuera de fiesta”. No todos los días celebramos un 75 aniversario. Así es que os animo a todos a disfrutar de esta velada. Realmente, nos lo merecemos.

Muchas gracias.